Habitación 7/27

Cerca de las dos de la mañana en tu motocicleta me has llevado hasta tu habitación.

Entre la penumbra, el calor, charcos de agua entramos a la casa.

Adentro está aún más caliente, todo oscuro, se siente el vapor saliente de la ducha. 

Dejo mis zapatos de bailar salsa y mi bolso; y busco el baño.

¿Cuánto habíamos querido dar el paso?  

Es el momento privado, estoy para ti y tú me complaces.

Las prendas van quedando desperdigadas por la habitación, me besas y te beso, me tocas y te toco.

No hago ningún esfuerzo para nada, todo es perfecto, tus manos, tu boca, tu tamaño y la conversación.

Y así, lo que queda de madrugada es nuestro, es calor y es pasión.

El sol ha salido y con la mañana busco el camino hacia mi casa.

Volver a tus brazos

Desde que regresé a casa solo pienso en regresar a tus brazos nuevamente.

Ganas de que nos besemos otra vez, y otra vez.

Ganas de estar a tu lado sintiendo tu cuerpo, tus manos con mis manos en plena relajación respirando un presente.

Que me agarres y me penetres, otra vez.

Apartamento al sur

Puedo ir a ese apartamento todas las veces que quieras.

Ese recuerdo tan presente de verte entre las luces de la calle y la noche.

Ese chico esperándome.

El recorrido en motocicleta entre la primavera y el verano.

Tu apartamento es el refugio perfecto.

Cada vez que viajo ahí me siento en vacaciones.

Salir de Taipei me suena a vacaciones.

 

Vómitos azul amarillo

Vómito color azul como una explosión sobre el piso.

Vómitos en el orinal.

Vómito sobre el asfalto bajando del taxi.

Vómitos sobre la almohada.

No sé dónde estarías en ese momento, estaba tu cuerpo, sin casi moverte. 

Limpiaba tu vómito antes de que cayera a la almohada pero era inevitable.

Con la luz tenue que entraba por las ventanas opacas y lúgubres ya te podías levantar un poco y vomitar en el basurero.

Horas más tarde podías ir al baño.

No me gusta el vómito en general pero de esa madrugada no recuerdo el olor nauseabundo de tus vómitos.

No recuerdo ningún olor de esos momentos que me cause repulsión.